Tiro al pichón y justicia divina

July 2, 2006

Ratzinger estira las piernas, toma el rifle con la derecha y otea el horizonte con la izquierda. Allí está.
Ahora es el ojo en el mapa del cielo que intercepta un pecho azul. Lleva una “S” inscripta, destino del blanco.
Piujjjiiinnnn!
Acierta.
Bye bye, Superman.
Una “S” de santo no es para cualquiera.

Advertisements

Si me preguntan

July 1, 2006

Je m’apelle La Carmencita…


6/7-0

June 16, 2006

Se lo merecen.
Clap! Clap! Clap!
(estamos de pie)
Y nos simpatiza quién saca provecho de las oportunidades.


Y hoy, qué vamos a comer?

June 12, 2006

La ciencia debe interceder por todas las mujeres del mundo, antes que nos agarre el pasmo en todas las articulaciones o neuronas en edad escolar.
Conozco algunas señoras que tienen dos trabajos, hijos, marido, casa, parientes que atender, profesiones que sostener, actualizaciones intelectuales y mascotas diversas.
Me pregunto cómo hacen para leer un libro y tener sus uñas espejadas y prolijas. Comer manzanas para las vitaminas, ir al gimnasio para detener la caída de las carnes. Estar al día con el mundo del bebé, de la buena mamita y la domesticación de padre.
Nunca podré llegarles al ruedo.
Una mujer fragmentaria desarrolla habilidades insospechadas como dar la teta mientras estudia, cambiar un anciano como a un niño, colgarse bolsas del mercado al límite de la tracción a sangre para ahorrar un taxi.
Yo jamás seré esa mujer.
Tampoco podré ser la ordenada y cordial esposa del embajador, tolerar los modales extraños de un chino en la mesa, preveer unos pares de medias en el bolso ante cualquier accidente.
Ni hablar de la diosa sensual experimentada al servicio de la voluntad masculina. La llena de encajes y palabritas aprobatorias que distraen la atención por unas monedas.
Ya ni tengo voluntad de autosuperación que me impulse.
Por el olvido, por la ambición de dármela contra el mundo, por la carencia de método, por aburrimiento.
De todas maneras la circunstancia femenina me entretiene. Y a un muy tardío claro en el bosque, me he dado cuenta del provecho que se puede extraer de ello. Como llorar sin que nadie se espante, cometer torpezas entre cánones de certezas y perfecciones, ser tolerada en la debilidad, en la intuición, en el capricho y en la egoísta entrega a la escritura de este párrafo; precisamente cuando cruje una barriga hambrienta que reclama por mi mántica entreverada en la más humilde confección culinaria.


Gente que busca gente

June 7, 2006

Algunos corazones solitarios necesitan compañía. Buscan novios/as o amantes, tal vez camaradas.
Hoy elegiría un interlocutor dispuesto a enviar al menos una vez por mes una postal, con alguna frase no demasiado elaborada ni comprometida. Sí con una bonita estampilla de colores, sin sobres, sin secretos y una cierta caligrafía de propio dibujo.
Estoy dispuesta a retribuírle del mismo modo, sólo por el hecho de pasar esa puerta y no ver más que cuentas y abultados papeles que nada quieren saber de mí.
No importa la distancia, incluso pueden redactarse en idiomas extraños, componerse de recortes de diarios, qué se yo…
Tengo una gran pared blanca esperando por este arte episódico.


Trapos sucios

May 29, 2006

Y más comentarios indignados por el proyecto de la Senadora Giusti, acerca de la inclusión de nuestra insignia en algún plano de unos ocho segundos de duración, (ocho y no cinco ni nueve y un pelito) en las películas producidas localmente.
Mi bandera deja de ser un tema y se convierte pelotudamente en problema.
Sólo puedo decir que el que encuentre de este modo limitada o manoseada su libertad de expresión, y dispuesto a pretender subsidios para su producción cinematográfica, no acepte un solo mango del Estado, no utilice una sola marca de ninguna institución estatal ostentando el privilegio del elegido.

_Esto me recuerda la inocencia del sujeto que se atribuyó autonomía e independencia, el día que se fué a vivir al departamentito en Palermo Chico que le regalo Papá._

Mi culo se lo debo al Estado, mi carrera la pagó cada uno de ustedes, a mí me llevó el esfuerzo, el sacrificio y el bla, bla, bla. Y si ahora me preguntan que has hecho en retribución a eso; es pagarle al Estado con mi trabajo, durante algunos años, sin cobrar un centavo, educando a los hijos de todos estos tipos que dicen hacer cine, que se moralizan por los ocho segundos, (cualquiera que trabaje con la imagen sabe que esto es una nimiedad) pero que en unos diez días estarán sentados ante un televisor de 29", (comprado en cuotas), gritando estúpidamente Argentina, con un gorro, una remera o una corneta Mastercard. Eso no se discute.
El Estado también es una empresa. Querés aplicar? Bancatelá.


Teorías. Macedonio Fernández

May 28, 2006

Paréceme que para la mujer tan accidente es la Naturaleza como la Civilización. Curiosísima es su actitud; dispuesto estoy a creer que aun Dios y la Religión son para ella accidentes. La mujer es, si hombre alguno la entiende, pura facultad de vivir, una terriblemente segura facultad de vivir, función de vivir sin siquiera instintos, ni necesidad de inteligencia, mucho menos intelectualidad, sin posibilidad de error o pecado, sin que necesite ni le estorben Dios, Naturaleza, Civilización, Ciudad, Propiedad, Gobierno.