Retacito de lo anterior

July 1, 2006

…Sólo puedo decir que veo en estos dibujos las hélices locas que dentro de un instante comenzarán a girar, el torbellino sin freno de los recuerdos de Cósimo mientras ve como se desplaza el suelo bajo sus ojos, colgando del ancla del globo, siendo llevado hacia el mar, que no devolverá el cuerpo de su víctima, recordando, siendo llevado hacia el mar, colgando, siendo llevado.

Advertisements

Días enteros en las ramas

July 1, 2006

Lo que más sorprende de la aventura de Cósimo Piovasco di Rondó no es haberse encaramado a una encina del parque de la casa paterna para no volver a bajar nunca más de las alturas ni sentir nostalgia por la sensación del suelo bajo los pies. Ni siquiera resulta sorprendente –para nosotros, los que, como decía Cortázar, “vivimos nuestra vida”– el impulso, que en un principio, a una mente distraída como la de cualquiera de nosotros, puede parecer irracional. Me refiero a la causa, que no deja de ser casual, y que Cósimo, en El barón rampante, eleva a condición sobre la que más tarde edificará su propia terca condición rampante: no quiere comer caracoles. No quiere.

Nigro y El Rampante, en los dados de Piro.

[por G.Piro en Nación Apache]


A lo normanbates

June 27, 2006

Psicótico dice Dinu con un tinto de más y eso es un halago. Halago es que Dinu me lea.
Tu blog es psicótico. Y eso es comprendido como un enorme afecto, tanto por mí como mamá, que disculpen, pero me reclama desde la silla junto a la ventana.

—-
Una postal de Santiago de Chile llega por debajo de la puerta del Hotel.

[vía Skoob por Sergio Di Nucci]


Manías secuestradas a los otros

June 19, 2006

El amor por las libretitas, los bunkers de escritura y el autor sobre la obra.(K)
La necesidad de formas y colores ordenando las cosas (Andre)
Las galletas de leche y lo inefable (Elénica).
Los cigarrillos y la metafísica (Luisito).
La experiencia itálica de lo cotidiano (Edu).
La experiencia ibérica de lo cotidiano (Don Berón).
La intelección musical (Norbi).
La pasión musical (Mirtita).
Los buenos vinos y la buena comida (Fernando).
Las golosinas crujientes y la voluntad de autosuperación (Damián)
Las golosinas gomosas y la expresión a destajo (Sergio)
Los botiquines portátiles y los buenos modales con desconocidos (Cocó)
El regocijo itálico por la belleza (Guille)
El placer ensimismado de la soledad (Jorge)
El pragmatismo exacerbado descartando imbéciles (Ximena)
La esgrima taxonómica sobre las circunstancias (Dora)
El capricho de incorporar la contradicción al pensamiento (Mariana)
El afecto sobre la puesta (Gastón)
La adversión al frío y las terapeúticas (Macedonio).
La curiosidad insaciable sobre la novedad (Elba).
La confianza extrema en el equilibrio del Cosmos (Carl)
La inquietud entomológica y sintáctica (Jorge II)
La empatía estética con los objetos (Lawrence)

Y qué tienen ustedes, secuestrado allí, de los otros?


God save…

June 17, 2006

La Reina Madre cumple 80 y la Madre Reina Elénica 76.
Prince Harry luce aburrido y la Infanta Aydesa dispuesta a secuestrar al bueno de William en memoria de Lady Diana, por puro gusto y para protegerlo de la prensa.


Veladas paquetas

June 8, 2006

Encontré una charla vieja con mi querido Fander, que viene a ser, para el párrafo que sigue, como el ciervo ahumado en el paradigma de la picada sibarita:

PC dixit:
"Sí, soy un queso. Tengo que encontrar a mi querido salame y llevar una vida de dicha y copetines.
Después llega Gancia y se pudre todo. El famoso triángulo amoroso.
Libertinos! gritan en los bares.
Pero Gancia es el experimentado. Ya hizo pedazos otro matrimonio. Papafrita y Maní.
Salú!"

Algún día continuaré la historia o están convidados a seguirla pero cada cual con su tridente.


Abracadabra

June 8, 2006

Por Inés Berón, otra historia de Inesa.

El invierno había llegado y aquel día desde temprano amenazaba con ser uno de los peores de la estación. Por esa razón Espastos, el mago, recluido en su cabaña, había organizado un día  de inacción.
Estaba cómodamente sentado en su cama cubierta por gruesos cobertores fumando su pipa predilecta. El fuego en el hogar ardía con una llama anaranjada producto de su alta magia, dándole al entorno un clima acogedor a la vez que cocía lentamente el mejor de sus guisos en la marmita de hierro.
Como contraste, afuera el viento silbaba con fuerza y las ramas de los árboles golpeteaban entre sí y contra el techo. Una cálida sensación de satisfacción lo invadió de pies a cabeza y se acomodó entre los almohadones como lo hace un gato viejo cuando se despierta y decide luego seguir durmiendo.

Read the rest of this entry »