Dar cuenta

Existe un tipo de anestesia. “Un distanciamiento que nos aleja del cuerpo”. Frase que usaría frecuentemene si fuera analista (sicóloga, filósofa, prof. de danza, estadista). En esa fisiología de atontamiento frecuente, lo que ocurre está allá y lo que debería ser yo, en una intuición de otro lado.
No hablo de un padecimiento singular, sino, parodiando aquella película de terror: La mancha voraz; un estado generalizado, una ilusión generalizada donde la vida transcurre aceleradamente y se pierde en bocados de entusiasmo.
Vaya a saber dónde uno deposita el punto de fuga, pero los hechos se vuelven una operatoria de enfoque entre este plano de impresión y aquel de proyección. El asunto es, que enfocar en un medio viscoso (la mancha en proceso digestivo) resulta dificultoso.
En esa fantasía la mujer ha recuperado esta expectativa de explicarse ante el mundo, pero tengo la sospecha también, que su grado más elemental de demiurgo se desvanece.
Existe una segunda certeza luego de la muerte, absolutamente poderosa que puede ser tragada por la mancha, masticada, pero en este lugar esa certeza es una experiencia a la que el hombre no accede, aunque pudiera.
Dar vida a un sujeto. Articularlo de fragmentos. Responsabilizarse por su integridad.
Envidia de Victor Frankenstein.
Educar un hijo, darle forma, ha de ser algo apasionante y confuso, porque allí no hay leyes de perspectiva. No existe la simetría.
Cada palabra, cada gesto se vuelve una marca, un error o firulete de estilo.
Allí se aprende que toda voluntad positiva o negativa queda registrada. Y luego no hay pulido que atempere.
Volviendo al más aquí, esta tarea se repite con quienes nos rodean.
Cuanto puedo entonces referir sobre el amor, habituar sobre la amabilidad, o señalar sobre la belleza?
Una cuestión de palabras y gestos.
Propaganda y persuasión.
Retórica o ejemplo?

4 Responses to Dar cuenta

  1. Silvia Sue says:

    Ejemplo, Ayd.
    Siempre.
    Y la retórica coherente con.

  2. inx says:

    No vaya a creer que el enano o la enana en cuestión vienen huecos, de modo tal que corra por cuenta y cargo del progenitor el paciente o impaciente rellenado, no señora (¿o es que debo llamarte señorita?) No vaya a creer, traen lo suyo y el pulimiento resulta mutuo, a veces por fricción, o por suave caricia o inesperada combustión de los elementos en danza. Digo yo, que no me destaqué en casi ninguna disciplina afín, sólo pruebo y me equivoco, y como a usted me asusta que algún inesperado o impensado gesto mío quede grabado en la memoria de ella.

  3. Silvia Sue says:

    Tenés razón, Ink.
    No vienen huecos. Pero no sé por qué, del rellenado, la culpa (esa palabra!) siempre es de uno. Es decir, si los resultados del relleno son nefastos.
    Si no, si son positivos, es por el material con que ya venían.

  4. Inx, señora. Y esto me recuerda una mujer que conocí, quién cada vez que le preguntaban esto respondía:
    “Señorita, pero por la mala voluntad de los hombres…”
    Sí, sí, esas piedritas ya vienen rellenas y compactadas vaya a saber por que arcaíco apretuje geológico. Y nos hacemos guijarros de playa.

    Me gustó el error o voluntad de Silvia Sue en bautizarte INK.
    Ahora pienso que ese relleno reconocido como otra cosa diferente de uno, no es más que uno no reconocido mezclado con otro tampoco reconocido.
    Un ejemplo de color:
    Basicamente soy azul y tu padre rojo. Qué me venís con ese plata imposible dentro de la armonía?
    Y ese plata estaba tan diluído en el tinte, que no sabía, no lo había visto, no reparé en el. Un destello genético inadvertido.
    Será por eso que tarde o temprano nos empeñamos en los relojes y los mecanismos de algún antepasado. Un poco de todos los que ya no están.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: