Llueve como la San Puta

De dónde viene ese paraguas transparente? No de aquel sitio donde me destinaron unas botas de goma dos talles chancleteantes a favor del desborde y en contra del equilibrio.
Luego el irremediable fragmentado amarillo, bizarro condecorado con flores de mala praxis, oxidado en la articulación, desprendido en la tensión del viento perversito. Un ejemplar abandonado que vino a parar a mis manos, manos de niño que no merecen la responsabilidad de la belleza.
Como nos despachaban enganchados no hacíamos más que encontrar el defecto el uno en el otro. Y cada cual con sus castigos, como retorcerlo por el mango en un envión hacia la derecha para desenrrollarlo por la izquierda y hacerle escupir el agua centrífugamente mientras no dejaba de hincarme cada fierrito en el pelo, tironeando el aplicado rodete de configuración estética materno-escolar.

Chapa, chapa,
chapa, chapa… Chaf!
chapa chaf!
chapa chaf!
chapa, chapa… Chaf!

Las botas colaboraban con el soniquete pero dejaban sopear las Tom Ciudadela que se enfriaban con velocidad.
Tiene un defecto al caminar, decía la vieja y apretujaba un puño de zoquetes secos de recambio.
Revolea la pierna derecha y arrastra la izquierda.
En ese momento dejaba de quererla y pensaba que una torre o un campanario sellaría mi destino con Quasimodo, permanentemente ocultos de los extraños y los incapaces de ensayar una marcha parodiada bajo la lluvia de Notre Dame.

5 Responses to Llueve como la San Puta

  1. nits05 says:

    quiero fotos de constitucion en los años ´80… el barrio de mi infancia!!!

  2. Tino Hargén says:

    Rectifico, acepto el varietal “llueve como la San Puta”

  3. Vero says:

    Anoche tenía insomnio y como siempre a la madrugada me cuesta menos escribir que leer. Escribí (entre otras cosas) “llueve como si nunca fuera a amanecer”. Qué cosa. Uno tiene que decir llueve como, con la lluvia se puede comparar o metaforear, es tan esquiva para la descripción. ¡Ja ja! Perdón por el cuelgue. Es linda la aneda. Y yo te ví, ningún Quasimodo, una preciosa Esmeralda. Besos.

  4. miss says:

    ayer, “caían sapitos de cabeza” ( lluvia fuerte) …y hoy, “llueve de todos lados ” (lluvia finita con viento)

  5. De la reflexión de Vero, muy cierta salto a Esmeralda. Una amiga de la infancia solía retenerme en una calle con ese nombre esperando que algún desprevenido pasara caminando para preguntarle:
    Señor? Qué calle es esta?
    Esmeralda!
    Y ella poder contestar: Rascame la espalda.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: