Jorge Luis para los íntimos

No voy a hablar aquí del largamente interpretado Borges. Me ocupa Jorge Luis. Un tipo de carne y hueso que de un modo u otro ha llegado a nuestras existencias.
Prefiero siempre la singularidad del autor a la obra; los motivos y valoraciones del escritor, las inquietudes, las carencias y circunstancias que merecen grandes compilaciones sobre el modo en que han afectado la vida de los seres anónimos.

En mi caso me une a él su simpatía por otros personajes como Xul y Macedonio y el cariño que refiere en sus relatos a esos benditos efectos que mellaron su intimidad. También el análisis sobre la obra de Kafka y los cruces y atajos que traza reflexivamente sobre sí, desde el aspecto menor de su literatura.
En este sentido y de su particular carácter intertextual, me apasiona el modo en que Jorge Luis traza una carta, para algunos de navegación, para otros de conjugación astrológica, hasta metafísica.
El pensamiento mágico, o vaya a saber qué tipo de pensamiento relacional opera involucrándonos en alguno de esos nodos de donde parten y arriban trazados incesantes. Piense entonces, cada uno de ustedes qué sitio del mapa _aumentado por una óptica caprichosa_ ocupa y relaciona con la puesta de Borges.

One Response to Jorge Luis para los íntimos

  1. julieta says:

    Estoy completamente convencida que leer a ciertos burgueses/gorilas solo (en mi caso) se aplica únicamente a Cortázar, en confianza le decimos Mandril porque le tenemos estima, pero Borges? No, a él ni le decimos, nombrar es reconocer, viste?

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: