Una diseñadora compra libros

Y mira la editorial, la fecha de la edición, la cubierta, portada, portadilla, colofón, cualquier marca o rasguño, si hay boletos de colectivo, pétalos de flores secas o anotaciones marginales. Intuye al lector.
Luego lee el título. Inmediatamente lo relaciona con alguna otra cosa vista, leída, escuchada. Le simpatiza o no por analogía.
Finalmente releva el autor: Ahh… era Fulano, ya me parecía. Siempre se me suben los libros de Fulano, como pulgas.
Y marcha para la oficina con unos libros viejos con olor a Mejoralito: Chesterton, Eduardo Wilde, y otro sobre Plaza Constitución!

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: