Los negocios que pasaron de largo

Venderle a Telerman unas tantas remeras con la cara de Perón y un ojo que mira fuera de cuadro.
Ya lo he dicho, no sé si el actual alcalde será buena persona, pero lo vi tan desbordante esta mañana, tan de talón contra talón, tan de momento esperado y justo se enfermó el traga y me dieron la bandera… que la insignia parecía flotar para el lado adverso escapando de su mando.
Leer su boca con malasaña y entender la frase repetida para la cámara: Ahora?
No Tele, no, ni ahora ni nunca.

No puedo confiar en esa cabeza rapada, en ese anillo merovingio de imitación.

5 Responses to Los negocios que pasaron de largo

  1. daniela g. says:

    tal cual. No confíe.

  2. Finnegan says:

    Yo también.

  3. EvoCarlos says:

    El problema no es en quien NO se puede confiar (imagine la lista), sino mas bien en quien sí.
    Telerman me parece particularmente idiota, si hubiera un idiotómetro mucho más que unos cuantos. Es demasiado burdo. Si me vas a mentir mentime bien, Telerman. Además Buenos Aires es impiadosa y creída, siempre lo fue. Y no le vengan con lo mismo que ella es, no la van a versear tan fácil.

  4. besos y te quieros para los te quiero.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: