Tecnochango

Ric tenía un piso de roble importado. Una pinturita. Un caño se rompe. Imagen de posguerra. Un equipo de changos se instala en el piso a efectos de resolver la rotura.
Mientras, Richard decide poner cemento alisado.
La empresa envía a una joven arquitecta que toma las dimensiones con un telémetro, un aparatito láser para medir.
Los changos miran en silencio. La arquitecta toma nota y termina su trabajo. Hace un cálculo de la superficie y un estimado del presupuesto.
Valor expresado por metro cuadrado.
Cuando mi amigo regresa de acompañar a la joven hasta la puerta, sorprende a los muchachos midiendo con el metro tradicional, comprobando lo que la tecnología no podía hacer con tanta facilidad.
Finalmente, la conclusión es que el metro leído por un láser y otro por una cinta métrica tradicional, son igualitos.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: