Hijos de las cosas

"Pero se me ocurre también que si el pensamiento es como un tipo que considera que su misión es regar hijos por el mundo, (resonar del hombre) y la belleza tal vez, es esa mujer que ha elegido procrear descontroladamente (resonar de la mujer), Kieslowski tuvo la suerte de ser uno de esos hijos, fruto de dos egos exacerbados que le dan sentido al sentido de las cosas. Por eso esperamos la llegada de otros accidentes, destinados a cambiarnos la vida. A entender diferente."
Un comentario aquí, para Julieta por allí, escusa para postearle algo a Carlos por acá. Y pensar cada uno su lista de sencillos "gustares y no gustares".

Sobre Buñuel (fotos, biografía…)

Me gusta comer temprano, acostarme y levantarme pronto.
Me gusta el norte, el frío y la lluvia.
Me gusta el ruido de la lluvia.
Me gusta verdaderamente el frío.
No me gustan los países cálidos.
No me gustan el desierto, la arena, la civilización árabe, la india, ni, sobre todo, la japonesa.
Adoro los relatos de viajes por España. 
Me gusta la novela picaresca.
Detesto el pedantismo y la jerga.
No me gustan mucho los ciegos.
Siento horror a los fotógrafos de prensa. Me gusta la puntualidad
Siento horror a las multitudes.
Adoro los pasadizos secretos.
Me gustan las armas y el tiro.
Me gustan los bastones-espada.
No me gustan las estadísticas.
Me gustan las culebras y sobre todo las ratas.
Siento horror a la vivisección. 
Me gustaba la ópera.
Adoro los disfraces.
Me gustan el arte románico y el gótico.
Detesto mortalmente los banquetes y las entregas de premios.
Me gustan los arenques en aceite. 
Me gusta la observación de los animales.
No me gustan los poseedores de la verdad.
No me gustan la psicología, el análisis y el psicoanálisis. 
Me gustan las manías.
Amo la soledad.
Siento un profundo horror a los sombreros mexicanos.
Me gustan los enanos.
No me gusta el espectáculo de la muerte. 
Entre los siete pecados capitales, el único que detesto verdaderamente es la envidia.
No me gusta la política. 
Me gustan y no me gustan las arañas. 
Detesto la publicidad.
Me gustan los claustros.
Me gustan los pastelazos.

5 Responses to Hijos de las cosas

  1. Julieta says:

    Los ciegos no, claro, Sábato nos traumó a todos
    Adoro las multitudes, en especial con banderas políticas
    No me gustan las armas, les temo.
    Me gusta el aroma a albahaca.
    Odio las cenas en Museo Renault
    Amo, adoro, idolatro a quien me pone la piel de gallina.
    Temo que mi muerte sea disfrutada por alguien
    Amo, o necesito, estar sola cada tanto, o sea, cada día.
    Me gustan los recitales, el pogo.
    El queso rallado es mejor con maquinita, te garanto.
    Me dan terror las bombitas en carnaval, y los globos portados por infantes en un colectivo.
    Temo a la electricidad.
    Idolatro a la gente que a mi parecer, es distinta.

  2. Gabriel Henman says:

    Woody Allen, creo que en Manhattan, hace una enumeración de las cosas que dice amar. Se graba. Siempre odié esa escena, esa cuestión explicativa dedicada a su público, como diciendo “vean qué sensible y gracioso soy”, “identifíquense conmigo; ámenme, soy su ídolo”. Con esto no quiero decir que aquí suene igual. En realidad, lo que me gusta de esta lista es que el autor, inmediatamente de cada elección, pudiera elegir lo opuesto, porque lo que no me gusta de verdad, es lo esquemático, lo inmutable. Me gustan los gustos cambiantes; decir “ya no me gusta más y ni recuerdo si en algún tiempo, cercano o remoto, me agradó”. Al respecto, hay una canción muy graciosa de Leo Masliash que ironiza sobre otra canción “La muralla”, de Víctor Manuel, dando maravillosamente en el clavo de su esencia, al estilo: “menciono todo lo que juzgo bueno, noble y virtuoso para que se formen a mis espaldas en la fila de los buenos, nobles y virtuosos”.

  3. La lista preparada al momento de decir cualquier cosa. Como un saludo de compromiso en el papel del bolsillo del saco, cuando sabemos que vamos a recibir el Oscar.
    Tengo sacos con muchos bolsillos, por una cuestión de idolatría y luego hago tantas listas como bolsillos, y luego más de una lista en un bolsillo, y luego guardo la del superior en el opuesto inferior, y luego muchas preguntas para objetar lo que sí y lo que no. Alinearse detrás es perderse.

  4. Sandrita says:

    Julieta; si te tiran una invitación para cenar en el Museo renault, me ofrezco gratuitamente a reemplazarte. Nunca pisé esos sitios.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: